Desde que tiene memoria Mateo Garrido Lecca ha disfrutado mucho reírse de sí mismo y de lo que le sucede. Con apenas 19 años empezó a tomarse en serio su afinidad por la comedia y decidió abordar escenarios grandes y chicos para explotar su talento. “Para mí ha sido fundamental tener mi vida rodeada de humor” revela. Eso se sabe, sí, pero, ¿qué fue exactamente lo que lo impulsó a llevar su propuesta a un siguiente nivel?

Sus cuatro años de experiencia en la comedia sumados a una creciente comunidad de seguidores en sus redes sociales, Mateo sintió la necesidad de reinventarse. Se aventuró en desarrollar Selfie, el show unipersonal que reúne lo mejor de su repertorio. Ese mismo año, en 2017, tocó la puerta del Centro Cultural Ricardo Palma, ubicado en Asia, y sin importarle mucho aceptó el desafío de llenar el espacio que contaba con un aforo de 800 personas.

Cada sábado Mateo iba a las playas de Punta Hermosa, Caballeros, Señoritas, San Bartolo, Playa Blanca y demás para ofrecer shows gratuitos. Agarraba pallets, una alfombra, micrófono, parlante y consola. La idea era promocionar todos los fines de semana sus presentaciones en Asia. “Yo coordinaba previamente y 30 minutos antes de iniciar perifoneaba y llamaba la atención de niños y adolescentes para que se acerquen. Al ver el tumulto, poco a poco, los adultos iban también y se la pasaban increíble” cuenta Mateo. Y así, como jugando, las entradas se agotaron.

El día del show, antes de salir a escena, un integrante del equipo de producción se le acercó. “Oye, Mateo, en la puerta están revendiendo entradas… al doble del precio” le dijo. “Y la verdad yo no lo podía creer. Ese mismo día renuncié a mi carrera como ingeniero” recuerda.

En 2018, surgió la posibilidad de replicar Selfie en el teatro de la Universidad de Lima con una mini temporada de 4 funciones. Luego, tuvo dos más en Arequipa. “Fue ahí donde logré reconectarme con varios de mis chistes” cuenta Mateo. “Fue una de las mejores performance que he logrado. Le quité la monotonía al show y lo llené de frescura” continua. Y ahora, un año después, el joven comediante regresa recargado y con una versión mejorada de Selfie para presentarla en el Teatro Pirandello. “Esta vez ajusté algunas cosas y logré pulir varios detalles. Voy a exponerme tal y como soy, hablaré de mis miedos, defectos, odios y pasiones que, de alguna manera, también son los del público” finaliza.